Día 5. El dialogo constante

Texto. Arantxa Luna

Vestidos largos, zapatillas de cristal, hechizos y maldiciones: en su último día de actividades, Cuórum Morelia abrió un conversatorio con la crítica de cine Dolly Mallet con el tema “La representación femenina y queer en el cine de Disney”. 

A través de un repaso histórico por las películas de Disney protagonizadas por alguna princesa, Dolly resaltó la importancia de situarlas en su contexto para analizar los arquetipos impuestos en la feminidad: casarse, esperar al Príncipe Azul, ser salvada. Estos temas esenciales para las primeras producciones cinematográficas evolucionaron según cada momento de la historia: desde las Princesas de entreguerras, pasando por las Princesas de la Revolución sexual, las Princesas de los años 90 y las Princesas del Milenio. 

En este contexto, las Princesas del Milenio son las que apelan a una ruptura más evidente con los cánones patriarcales: historias de mujeres que orbitan en relaciones sentimentales o las figuras de un hombre, además de los cambios del concepto de “Amor”, del individual, al amor comunitario. 

Luego del análisis sobre princesas, Dolly habló sobre los villanos transgénero en Disney. Con un repaso desde el Código Hays y las consecuencias de la censura a la producción cinematográfica en Hollywood, los análisis adoptaron dos términos: el Queer- Coding, en donde los personajes tienen una connotación negativa, y el Queer- Bating, en donde adquieren una connotación positiva. El análisis inició con la percepción de los vestuarios, los trazos para crearlos y el desarrollo de su arco narrativo durante la película. 

Con los personajes así insertos en la filmografía de Disney, y un posible esfuerzo de representación, Dolly concluyó su ponencia lanzando la pregunta sobre si el público está listo para mirar en la pantalla a personajes así. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *