Ep 2. ECOS, EL PODCAST DEL FESTIVAL CUÓRUM: LOS DÍAS PARTICULARES CON CHUCHO E. QUINTERO

EP 2. AL FILO DE LA SEXUALIDAD, CON CHUCHO E. QUINTERO DIRECTOR DE LOS DÍAS PARTICULARES

En el segundo episodio de ECOS, conversamos con el cineasta Chucho E. Quintero, realizador oriundo de Río Blanco, Veracruz, conocido por títulos como Félix y el pez, Six Pack y Velociraptor, filme que le dio la vuelta al mundo y ya es considerado como una película de culto queer. Quintero participó con el cortometraje Panquecito en la edición 2018 del Programa de Diversidad Sexual de Cuórum Morelia, donde presentaba un triángulo sexual surgido por la interacción en las aplicaciones digitales.

Fluidez, naturaleza, emoción, sentimiento. Cambio. Silencio. Instinto, inteligencia y razón. Sexo. Vida. Tiempo para nuevas definiciones, para reconocer el abanico de posibilidades de la diversidad e identidad sexual, marcado por la libertad que lo mismo atrae que asusta. Bisexuales, homosexuales, lesbianas, transexuales, intersexuales, queers, pansexuales, personas. Etiquetas que han pasado de ser ofensas a ser estándartes de lucha para defender con orgullo cada letra del acrónimo LGBTTTIQA+.

En 2019 las letras se dispersan en una humanidad que atraviesa una ola gigante de corrientes cálidas y frías. Para asomarse hacia un nuevo mar de creaturas desafiando la norma, la etiqueta, el género, la sexualidad. Para vivir y para ser humanos sin definiciones contradictorias, en un horizonte de deseos y libertades.

El término fluidez sexual se le atribuye a la psicóloga Lisa M. Diamond a partir de que en 2009 publicara el libro Fluidez sexual: Entendimiento, amor y el deseo de las mujeres, cuya tesis era que el deseo maleable y las circunstancias de cada individuo, son las que definen la identidad sexual. Ya desde principios del siglo XX, Sigmund Freud hizo conocido el término pansexual, para hablar de las personas que sienten atracción por varios sexos e identidades de género. La película de Eva Husson Bang Gang (2015) presentaba las relaciones poliamorosas que llevaban a sus protagonistas a explorar su sexualidad, movidos por la curiosidad, acompañados de drogas, que los llevaría a una serie de consecuencias que tendrían que ver con reprimir sus deseos en un contexto de intolerancia y convervadurismo. El relato describió el despertar sexual de sus personajes marcado por el deseo desenfrenado pero también frustrado.

En Los días particulares de Chucho E. Quintero, su tercer largometraje de ficción, la fluidez sexual deja de incidir en el plano del prejuicio y afecta más bien las emociones. Inseguridad, impulso, amor, desilusión, traición, confianza, dolor y abandono; sentimientos particulares de una juventud que comienza a entenderse desde su interior porque los modelos culturales, políticos y sociales de afuera se derrumban sin concesiones. Su existencia está dominada por su cotidiano: la cabaña en medio del bosque, el cuerpo arropado en el sexo; prueba de vida y a la vez el consuelo que les permite estar unidos en sus soledades.

Chucho E. Quintero expresa la naturaleza de sus personajes y la vuelve la esencia sonora de su propuesta fílmica, para hacer sentir antes que comprender. Los prejuicios sociales no caben porque se abre la puerta a la fluidez errática, afectiva y sexual de una juventud enmarcada en la realidad de un mundo inseguro en el que pueden desaparecer de un momento a otro.

Quintero propone un relato sincero donde anticipa la pérdida de las etiquetas para centrarse en los sentimientos universales de una juventud que empieza a reconocer su existencia. Se asoma a estas pérdidas para dibujar una cotidianidad de afectos y sentimientos, con consecuencias y aprendizajes. En la fluidez sexual como símbolo de una juventud que da señas de seguir viva.

🎧 Escucha el podcast aquí: 🎧

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *